Debemos enseñar a todos los estudiantes, en todas las disciplinas, a pensar como científicos

Solo si los colegios y universidades enseñan a todos los estudiantes a pensar como científicos

Debemos enseñar a todos los estudiantes, en todas las disciplinas, a pensar como científicos
Crédito: Matt Harrison Clough
Si el conocimiento es poder, los científicos deberían poder influir fácilmente en el comportamiento de los demás y en los acontecimientos mundiales. Los investigadores pasan toda su carrera descubriendo nuevos conocimientos, desde una sola célula hasta el ser humano completo, desde un átomo hasta el universo.
Cuestiones como el cambio climático ilustran que los científicos, incluso si cuentan con una evidencia abrumadora, a veces son incapaces de cambiar de opinión o motivar la acción. Según una encuesta del Centro de Investigación Pew 2015, las personas en los EE. UU., Uno de los países que más emisiones de carbono emiten, estuvieron entre las menos preocupadas por el impacto potencial del cambio climático. ¿Por qué hay tantos estadounidenses indiferentes a esta amenaza global? El profesor de la Universidad de Yale Dan M. Kahan y sus colegas informaron en Nature Climate Change que las personas con los «más altos niveles de conocimiento científico y capacidad de razonamiento técnico no eran las más preocupadas por el cambio climático».
Para muchos, el conocimiento sobre el mundo natural es reemplazado por creencias personales. La sabiduría a través de las divisiones políticas y disciplinarias es necesaria para ayudar a cerrar esta brecha. Aquí es donde las instituciones de educación superior pueden proporcionar un soporte vital. Educar a los ciudadanos del mundo es uno de los cargos más importantes para las universidades, y la mejor manera de trascender la ideología es enseñarles a nuestros estudiantes, independientemente de sus especializaciones, a pensar como científicos. Desde la historia estadounidense hasta los estudios urbanos, tenemos la obligación de desafiarlos a que sean curiosos sobre el mundo, sopesen la calidad y la objetividad de los datos que se les presentan y cambien de opinión cuando se enfrenten con pruebas contrarias
Del mismo modo, la experiencia universitaria de las carreras de STEM debe integrarse en un modelo más amplio de educación liberal para prepararlos a pensar críticamente e imaginativamente sobre el mundo y comprender diferentes puntos de vista. Es imperativo que la próxima generación de líderes en ciencias conozca los factores psicológicos, sociales y culturales que afectan la forma en que las personas entienden y usan la información.
A través de la educación superior, los estudiantes pueden obtener la capacidad de reconocer y eliminarse de las cámaras de eco de las narrativas impulsadas ideológicamente y ayudar a otros a hacer lo mismo.Los estudiantes de Yale, el Instituto de Tecnología de California y la Universidad de Waterloo, por ejemplo, desarrollaron un complemento de navegador de Internet que ayuda a los usuarios a distinguir el sesgo en sus noticias. Tales proyectos innovadores ejemplifican el poder de las universidades para enseñar a los estudiantes a usar el conocimiento para luchar contra la desinformación.
Para que un hallazgo científico encuentre tracción en la sociedad, se deben considerar múltiples factores. Los psicólogos, por ejemplo, han descubierto que las personas son sensibles a cómo se enmarca la información. Mi grupo de investigación descubrió que los mensajes enfocados en resultados positivos tienen más éxito en alentar a las personas a adoptar medidas de prevención de enfermedades, como la aplicación de protector solar para reducir el riesgo de cáncer de piel, que los mensajes con pérdida de marco, que enfatizan la desventaja de no participar comportamientos Los mensajes con marco de pérdida son mejores para motivar comportamientos de detección temprana, como la detección de mamografías.
Los científicos no pueden trabajar en silos y esperan mejorar el mundo, particularmente cuando las narrativas falsas se han atrincherado en las comunidades. Esto es especialmente cierto al abordar cuestiones tales como la confianza pública en las vacunas, un tema que está inundado de información engañosa, a pesar de la falta de evidencia científica legítima que respalde la opinión de que son inseguras. Grupos de investigación interdisciplinarios en todo el mundo están investigando este desafío global. Por ejemplo, los científicos informáticos trabajaron con un psicólogo para comprender las actitudes de las personas en las redes sociales hacia la vacunación, y un equipo internacional rastreó los sentimientos mundiales hacia las inmunizaciones utilizando métodos basados ​​en datos. Estos hallazgos informan las discusiones de la comunidad y las políticas que se basan en hechos y la comprensión de las preocupaciones de los demás, no en suposiciones.
Las universidades son convocantes de expertos y líderes a través de límites disciplinarios y políticos. El conocimiento es poder, pero solo si los individuos pueden analizar y comparar información con sus creencias personales, están dispuestos a defender la toma de decisiones impulsada por datos sobre la ideología y tienen acceso a una gran cantidad de resultados de investigación para informar las discusiones y decisiones políticas.
Recommend0 recommendationsPublished in Acreditación

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *