En la universidad: Los estudiantes de escuelas estatales superan a los de escuelas privadas

El estudio de Hefce encuentra que los estudiantes de escuelas independientes tienen menos probabilidades de obtener un primer o un 2: 1


Fuente: Alamy
Potencial de crecimiento: se dice que las escuelas privadas hacen un “buen trabajo” maximizando las calificaciones de los estudiantes
Los estudiantes que asistieron a una escuela estatal tienen más probabilidades de abandonar la universidad con un primero o un 2: 1 que los graduados que asistieron a una escuela privada, revela un análisis de los resultados de los títulos .
El estudio, realizado por Higher Education Funding Council para Inglaterra, encontró una correlación significativa entre los antecedentes de los estudiantes y sus niveles de logros, con los estudiantes de minorías étnicas y negras en una desventaja particular y las mujeres superando a los hombres.
En términos de antecedentes escolares, Hefce descubrió que el 82 por ciento de los egresados ​​de escuelas públicas que se graduaron de universidades inglesas en 2013-14 obtuvieron el primero o el 2: 1. Esto se compara con el 73 por ciento de los estudiantes de escuelas independientes.
La diferencia no fue significativa entre los estudiantes de diferentes niveles educativos con las calificaciones más altas del nivel A, pero fue más marcada entre los estudiantes que se inscribieron con calificaciones AAC o inferiores.
Otras variables como el tema de estudio explicaron cinco puntos porcentuales de la diferencia, según el estudio. Pero sigue habiendo una brecha de cuatro puntos porcentuales.
Les Ebdon, el director de acceso justo a la educación superior, dijo que los estudiantes de las escuelas estatales llegaron a la universidad con un potencial sin explotar.
“Las escuelas privadas hacen un muy buen trabajo y producen estudiantes con calificaciones que maximizan su potencial”, dijo el profesor Ebdon. “Muchos estudiantes de escuelas estatales podrían haberse desempeñado aún mejor si tuvieran las oportunidades que tuvieron los estudiantes de escuelas privadas”.
Sir Peter Lampl, presidente de Sutton Trust, dijo que las universidades deberían hacer más para tener en cuenta las oportunidades disponibles para los jóvenes al tomar decisiones sobre los ingresos.
“Sabemos que los estudiantes de las escuelas estatales están subrepresentados en las universidades, especialmente los que provienen de entornos menos favorecidos y en las universidades más selectivas”, dijo Sir Peter. “Pero el hecho de que es más probable que obtengan un mejor título que sus compañeros de escuela privada demuestra cuán importante es mejorar el acceso para ayudar a los jóvenes a alcanzar su potencial”.
El estudio dice que el 76 por ciento de los graduados blancos en las universidades inglesas obtuvieron el primero o el 2: 1 en 2013-14, en comparación con el 60 por ciento de los estudiantes negros y de minorías étnicas. Otras variables explicaron solo el 1% de la brecha.
Un estudio previo de Hefce sugirió que los estudiantes de entornos “no típicos” pueden no sentir que su identidad se refleja en sus cursos universitarios, y que esto puede afectar su desempeño. Otros factores pueden incluir compromisos de trabajo a tiempo parcial, capital social acumulado o “bajas expectativas” entre el personal, encontró la investigación.
El último estudio encontró que el 74 por ciento de las mujeres graduadas logró un buen grado, en comparación con el 70 por ciento de los hombres. Los estudiantes a tiempo parcial y los discapacitados también estaban en desventaja.
Madeleine Atkins, presidenta ejecutiva de Hefce, dijo que se deben abordar las “diferencias inexplicables persistentes” en los resultados de los títulos. “Debemos asegurarnos de que todos los estudiantes, independientemente de sus antecedentes o características, desarrollen su potencial y logren los resultados académicos que merecen”, dijo.
Hefce también examinó los reclamos de inflación de grado, afirmando que la proporción de estudiantes que lograron un primero o un 2: 1 en las universidades de inglés ha aumentado aproximadamente un 1,5% cada año entre 2010-11 y 2013-14.
Alrededor de la mitad del aumento anual se explica “únicamente por los cambios en las características de los estudiantes, como las calificaciones de ingreso”, dijo Hefce. La otra mitad permaneció inexplicable, pero podría deberse a cambios en el aprendizaje, la enseñanza y la retención, o “comportamiento después de la introducción de tarifas más altas”, según el estudio.

Un estudio revela que el nivel socioeconómico alto de las escuelas no es una garantía de calidad

Alumnos en examen

La eficiencia de la escuela está vinculada a la velocidad a la que los estudiantes mejoran sus resultados en pruebas estandarizadas durante un período de varios años.
Algunos padres de familia pueden pensar que las escuelas costosas son mejores que las instituciones públicas o de bajo costo. Algunos pueden creer que la calidad de la escuela está garantizada en las zonas más adineradas. Además, suponemos que la mayoría de los padres pasan por alto estadísticas como la tasa de mejora en el rendimiento de los estudiantes a lo largo de varios años, al escoger la escuela de sus hijos. Sin embargo, ¿por qué es importante analizar esta métrica tan poco común?
Un extenso estudio emprendido por la Universidad de Stanford, EE. UU., mostró que el nivel socioeconómico no está relacionado con la calidad educativa. Sorprendentemente, la eficiencia de la escuela está vinculada a la velocidad a la que los estudiantes mejoran sus resultados en pruebas estandarizadas durante un período de varios años.
alumnos en escuela.jpg
El sociólogo de Stanford, Sean F. Reardon, investigó 45 millones de puntajes de exámenes de estudiantes de casi todos los distritos estadounidenses. Su estudio descubrió que la forma más apropiada de medir el éxito de una escuela era examinar la tasa de mejora de los estudiantes a lo largo del tiempo, a través de la aplicación de exámenes estandarizados, y no sólo con la evaluación de exámenes aislados. Al mismo tiempo, notó que no existe una relación significativa entre la eficiencia de la escuela y si la zona escolar es rica o pobre, o si la institución es privada o pública.
Los hallazgos de Reardon sugieren que los puntajes promedio en las pruebas están débilmente correlacionados con las tasas de crecimiento educativo. Por otro lado, las conclusiones indican que es necesario reducir la desigualdad educativa, las comunidades de bajo nivel socioeconómico obtienen también altas tasas de crecimiento y en ocasiones obtienen puntajes superiores a las de nivel socioeconómico alto.
Al respecto, el desafío mundial educativo es evitar la segregación y mejorar los sistemas escolares, sin importar el nivel socioeconómico a las que estén dirigidas.
Recommend0 recommendationsPublished in Acreditación

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *