Reimaginando la educación en la era exponencial

El futuro de la humanidad será radicalmente diferente de lo que vemos hoy. Como lo expresó Ray Kurzweil , «no experimentaremos 100 años de progreso en el siglo XXI: será más como 20,000 años de progreso (al ritmo de hoy). Tendremos el potencial de vivir en Marte, conectar nuestro mente a las máquinas, y acceder a una abundancia de recursos.
¿Pero nuestra juventud está preparada para vivir en un mundo así? ¿Los estamos equipando con las habilidades y valores necesarios para ser adaptables, innovadores y orientados a un propósito en un mundo así?
Nuestros modelos educativos tradicionales de la era industrial simplemente están desactualizados. Lo que se requiere no es un cambio gradual en la educación, sino más bien una revisión completa del sistema actual. Tomará imaginación creativa para desarrollar nuevos modelos para la educación del siglo XXI.
Aquí es donde los innovadores en educación como Rohan Roberts entran en escena. En su novedoso libro Cosmic Citizens and Moonshot Thinking: Educación en una era de tecnologías exponenciales , Roberts adopta un nuevo enfoque sobre lo que debemos hacer de manera diferente para preparar a nuestros hijos para el futuro. Como galardonado educador y líder de innovación en GEMS Education (el proveedor de educación privada más grande del mundo), sus ideas son respaldadas por décadas de interacciones con líderes corporativos, entrevistas con directores, reuniones con padres y encuestas de estudiantes.
En una entrevista con Singularity Hub , Roberts volvió a imaginar el futuro de la educación y destacó la importancia de fomentar un sentido de maravilla cósmica al contemplar el propósito humano y la existencia humana.
Raya Bidshahri: Vivimos en un mundo de cambio acelerado debido a las tecnologías exponenciales. ¿Qué tenemos que hacer de manera diferente en nuestras escuelas para estar al día con la innovación disruptiva?
Rohan Roberts: en un mundo de mayor automatización e IA ubicua , veremos una fusión entre humanos y máquinas. Hay muchas razones para celebrar las capacidades sofisticadas de las tecnologías emergentes de hoy en día. Estas nuevas colaboraciones humano-máquina marcarán el comienzo de un futuro en el que los seres humanos y las máquinas se basarán en sus fortalezas mutuas para contribuir a una mejora asombrosa de las condiciones de la vida diaria.
Clasificar las habilidades que las máquinas deberían aportar y lo que los humanos deberían contribuir a la asociación es clave. Como mínimo, debemos concienciar sobre el impacto de las tecnologías exponenciales , enseñarles a los estudiantes cómo desarrollar una mentalidad de abundancia en un mundo en acelerado cambio y ayudarlos a aprovechar estas herramientas emergentes para resolver los grandes desafíos que enfrenta nuestra especie.
RB: En tu opinión, ¿cuáles son algunas características clave del plan de estudios innovador? ¿Qué habilidades, valores y modos de pensar deberíamos enseñar?
RR: Cualquier currículum digno de mención se enfocaría no en el contenido sino en el desarrollo de habilidades críticas de supervivencia, tales como liderazgo por influencia, agilidad y adaptabilidad, iniciativa y espíritu empresarial, comunicación efectiva, análisis de información y curiosidad e imaginación. En una era de noticias falsas y hechos alternativos, debemos enfocarnos en enseñar a nuestros jóvenes a distinguir entre información, desinformación y propaganda.
Tendríamos que centrarnos en las fluencias futuras que se basan en la resolución de problemas, la creatividad, la ciudadanía digital, los medios y la colaboración en las redes.
RB: Usted señala que la educación comienza a ser tratada más como una ciencia que como un arte. ¿Cómo la enseñanza de la neurociencia y la mente y el cerebro está dando forma a la enseñanza?
RR: El mapeo cerebral y el escaneo cerebral ahora son tecnologías exponenciales. Hemos aprendido más sobre el cerebro humano en los últimos 10 años que en todos los siglos anteriores combinados. Vivimos en un momento especial donde la neurociencia, la ciencia cognitiva, la psicología del comportamiento y la pedagogía están empezando a entrelazarse en el campo de la neuroeducación o la educación mente-cerebro.
RB: ¿En un futuro de automatización tecnológica y creciente digitalización, cómo ves que cambian los roles de los docentes?
RR: El maestro del siglo XXI será más un guía-en-el-lado que un sabio en el escenario. Los estudiantes de hoy tienen acceso a una gran potencia e información informática. Los días del maestro como experto en el tema y fuente de información están numerados. Además de ser especialistas intercurriculares, los maestros necesitarán ser guías, consejeros, mentores y facilitadores.
RB: exploras la idea de la escuela como un ritual. ¿Cómo será la escuela del futuro?
RR: En la escuela del futuro veríamos varias tendencias: conserjes de aprendizaje impulsados ​​por inteligencia artificial, credenciales en el blockchain, múltiples vías de aprendizaje, micro cursos, entornos inmersivos basados ​​en realidad virtual y realidad virtual, el uso de nootrópicos y el aprendizaje listas de reproducción centradas en intereses individuales.
En definitiva, veo la escuela del futuro como una institución independiente del espacio que se enfoca en proteger a los robots a nuestra juventud y ayudarlos a aprovechar la tecnología de maneras que pueden ayudar a resolver los grandes desafíos que enfrenta nuestra especie.
RB: También exploras la idea de la ciudadanía cósmica y fomentan un sentido de asombro y asombro en la educación. ¿Por qué este es un enfoque impactante para la educación?
RR: La humanidad ahora se encuentra en la cúspide de grandes cosas. Pero Humanity 2.0 no se trata solo de una actualización biofísica. Tiene que incluir una mejora moral y ética también.
Si reconocemos que el destino humano se convertirá en una especie multiplanetaria y que nuestro futuro yace en las estrellas, entonces debemos comenzar a capacitar a nuestros estudiantes para que discutan sobre quiénes somos, hacia dónde nos dirigimos y qué queremos ser. Si queremos ampliar nuestros horizontes intelectuales y mejorar nuestras limitaciones físicas, entonces es imperativo que comencemos a tener estas conversaciones en nuestras escuelas.
Tenemos que estar preparando a nuestros estudiantes para adoptar una perspectiva cósmica, estar conscientes de los peligros y oportunidades asociados con el transhumanismo, y explorar cuáles deberían ser nuestros próximos pasos a medida que tomamos el control consciente de nuestra evolución.
Recommend0 recommendationsPublished in Acreditación

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *