Vínculo entre observatorios y comunidad universitaria: ¿por qué importa?

Entrevista a Esteban Venegas. “Millones de maestros en Latinoamérica y España no tenían un medio que abordara sus retos laborales y preocupaciones”.
Conversamos con el director del Observatorio de Innovación Educativa del TEC de Monterrey, Esteban Venegas, a puertas del Encuentro de Observatorios de Educación Superior.
1. Su newsletter llega a decenas de miles de docentes y directivos académicos, ¿nos puede contar un poco como fue el proceso para llegar a formar esta comunidad informativa tan masiva? ¿A quiénes se aproximaron en primer lugar? ¿Cómo fueron creciendo el observatorio general desde este punto? Además, cuentan con una gran cantidad de recursos pedagógicos, ¿cómo fue el proceso inicial de su difusión? ¿Cómo hicieron conocido su observatorio en general?
El Tecnológico de Monterrey se encuentra en constante transformación y, en este sentido, en el 2012 crea el Observatorio de Innovación Educativa; unidad de prospectiva, inteligencia y aprendizaje organizacional dedicada al análisis y difusión de las tendencias educativas que están moldeando la educación del futuro. Este proyecto empezó generando dos productos: el reporte semanal (“Lo hacíamos en Outlook”) y el reporte EduTrends, que empezó como presentaciones de Power Point. Estos documentos eran de carácter interno y llegaban solo a los administradores y profesores.  En setiembre del 2013, se apertura el MailChimp, la página web y las redes sociales del Observatorio al público externo. La primera publicación en inglés sigue en noviembre del 2013.
En el Observatorio, trabajan 7 personas a través de ideas fuerza que dirigen su labor. Por ejemplo, se centran en crear y distribuir contenido de calidad (“Content is king”), en hacerlo ágilmente y enfatizar el uso de las redes sociales. Además, se tiene un discurso inclusivo y una oficina internacional localizada en Barcelona; este enlace se basa en la visión estratégica de Barcelona como ciudad educadora y del conocimiento. El observatorio se encuentra en constante adaptación y transformación, pero sin perder de vista la identidad de su público: profesores y líderes educativos. Básicamente, se ha encontrado un nicho: los millones de maestros en Latinoamérica y España que no contaban con un medio que abordara sus retos laborales y preocupaciones.
El Observatorio intenta ser autosuficiente y amplificar el alcance de sus productos logrando alianzas con organizaciones como Santander y Universia. Su línea general fluctúa en la línea media entre la divulgación y la investigación.
2. La construcción de una comunidad docente es un contexto sine qua non para la verdadera reflexión sobre el rol docente, las buenas prácticas y la innovación, los profesores responden de mucho mejor manera a una conversación con sus pares. En ese sentido, su dinámica de EduBits es un recurso invaluable. ¿Cómo así llegaron a la construcción de un banco de notas sobre distintas temáticas docentes? ¿Quiénes fueron los primeros docentes que redactaron estas notas? ¿Cuál es la importancia que le atribuye usted esta comunidad formada? Y ¿Cómo han respondido los profesores antes estos recursos y canales de comunicación?
En el observatorio, se pone la voz del profesor en el centro del análisis y, en tal contexto, los profesores tienen mayor visibilidad. Los recursos pedagógicos tales como EduBits se vuelven aspiracionales.  Los EduBits se concibieron con la idea de compartir experiencias pedagógicas de los docentes del Tecnológico de Monterrey con nuestros lectores del Observatorio de Innovación Educativa en un formato ligero que permitiera a nuestros lectores aprender algo nuevo sin ser especialistas en un tema en particular, motivándolos a generar nuevo conocimiento. Más adelante, esta misma iniciativa se abrió para todos los profesores alrededor del mundo independientemente del nivel educativo (desde preescolar hasta postgrado) que desearan compartir sus experiencias de enseñanza.
3. Las principales funciones que describe en su boletín son las del monitoreo de tendencias, la difusión de la información y el impulso de la innovación educativa en su universidad y el mundo. Tomando en cuenta esto, ¿cuál ha sido la relación que el observatorio mantiene con la Universidad Tec de Monterrey en sus distintos roles (boletín de noticias, analista de tendencias, impulsor de innovación)? ¿Cuál es, en su opinión, el nivel de incidencia que tiene la información que producen en las decisiones institucionales tomadas?
El observatorio brinda servicios de inteligencia para la alta dirección de la institución del TEC de Monterrey. Entre sus aportes, se encuentra su apoyo con el modelo TEC 21, el modelo de aprendizaje institucional; está basado en retos, tiene una estructura flexible y combina la experiencia académica con una vivencia enriquecida memorable.  Otras iniciativas beneficiada por el observatorio son la del Instituto de Liderazgo, la de los Bootcamps (cursos inmersivos de coding y data analytics), el Writing Lab (apoya el desarrollo de la cultura de investigación/ mejoramiento de producción académica) y los diversos MOOCs ofrecidos por la universidad. Además, la herramienta de EduTrends se ha usado para formar profesores en Latinoamérica más allá de las fronteras mexicanas, así como servicios de inteligencia competitiva para la alta dirección de la institución. También, colaboramos en la redacción de documentos para organizaciones externas, como lo fue el caso de ANUIES:  Visión y acción 2030 Propuesta para renovar la educación superior en México
4. Claramente, han llegado a construir una comunidad importante local docente/administrativa de intercambio de información en su universidad y México. ¿Cuál es su perspectiva sobre las posibilidades de esta dinámica de comunidad en un plano internacional? ¿Cuáles cree que serían los principales desafíos de un intercambio de información y experiencias a esta escala? Y ¿cómo ven la difusión de tendencias de educación superior en Americana del Sur (qué experiencias en el continente les ha servido de guía o referente)? ¿Con quienes han llegado a formar una red de colaboración?
La presencia del observatorio en Latinoamérica es considerable y, en definitiva, no se trata de una comunidad meramente universitaria ni nacional. Al día de hoy, contamos con más de 160K suscriptores a nuestro newsletter. Contamos con más de 400K en redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram y LinkedIn). Nuestros sitios web reciben a 100k usuarios al mes. Nuestros reportes EduTrends han sido descargados más de 360K veces. Todos nuestros productos son editados en inglés y español, sin costo, bajo la licencia Creative Commons 4.0. Gracias a esto, en 2017, ganamos el premio a la mejor colección de Recursos Educativos Abiertos otorgada por el Online Learning Consortium.
Creemos que, en general, la difusión de tendencias sobre educación superior en Latinoamérica es muy deficiente en la actualidad, y es un campo en el que existen muchas oportunidades de crecimiento. El observatorio cuenta con alianzas de una gran diversidad de organizaciones e instituciones nacionales e internacionales. Entre estas, se encuentra a la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), a la Fundación Telefónica, el Institute for the Future de Estados Unidos (IFTF), el SXSW EDU Conference & Festival, la Universidad de los Andes de Colombia (UNIANDES) y el Mondragon Unibertsitatea y TeamLabs de España.
5. La innovación docente suele ser confundida con la incorporación de nuevas tecnologías y la capacitación de los docentes en su utilización. ¿Cómo podríamos poner más énfasis en el elemento autorreflexivo alrededor del rol del docente (entender que la forma en que se aprende y se enseña ya no es la misma que en las generaciones anteriores)?
Es importante eliminar la idea de que toda innovación educativa tienen que ser tecnológica. Según Rose Luckin, profesora del Instituto de Educación University College London, el rol de la tecnología es de apoyar a las labores docentes, eliminar/automatizar las tareas rutinarias y permitir que los profesores usen sus habilidades y experiencia para guiar la clase. Por otro lado, no podemos dejar fuera del salón de clase a la tecnología, sobretodo, frente a la cuarta revolución industrial. Es necesario que los profesores estén al día en cuanto a capacitación tecnológica. No creemos que la tecnología es la solución “mágica” para resolver los problemas que enfrenta la educación, pero sí una herramienta más dentro del arsenal con el que cuentan los docentes. La adopción de tecnologías de cómputo y comunicación por alumnos cada vez más jóvenes pone en desventaja al profesor que no está al día y que no la incluye en su aula.
Fuentes:
Documento:
Enlaces:

Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.
Recommend0 recommendationsPublished in Acreditación

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *